A Lone New York Sheriff Signs Up to Aid Immigration Crackdown

Said Edward F. Manny III, a Democrat and the deputy minority leader of the Rensselaer County Legislature: “If nobody else in this state signed it, what do we know that they don’t?”

Mr. Russo likened his office’s participation to other lucrative federal partnerships, like with the U.S. Marshals Service and the Drug Enforcement Administration. The 225,000-square-foot jail, built in 1992 and expanded in 2009, had 331 inmates as of March 13, 130 of them federal prisoners; the federal government pays $97 a day for each of them. The same rate would be applied to inmates housed under ICE custody.

The application to the 287(g) program said that between two and six foreign-born inmates pass through the jail in a month; 3,000 people a year go through the jail.

The application also stated that, on average, Troy receives no more than one so-called “detainer” request per month to hold inmates for ICE after completion of their criminal sentence. In 2017, according to the jail, there were no detainers requested; since January 2018, the jail has honored six requests.

Asked why he did not hold public forums when applying for the program, Mr. Russo said he did not want to breed violent protests. “I’m just not going to host public forums because they become Chinese fire drills,” he said.

The Rensselaer County Legislature last week passed a resolution in support of the agreement by a 13-6 vote along party lines, as opponents denounced the sheriff from the podium and protested outside the legislative chambers. Mr. Russo, tall and broad-shouldered, sat stone-faced inside.

The sheriff’s grandfather came from Naples and opened an Italian grocery store in Troy after arriving in 1909. Rocco DeFazio, 66, the town’s unofficial historian, whose own grocery and pizza restaurant lies a little more than a mile from the jail, said he did not agree with the ICE partnership. But he wanted to correct any misconceptions that his friend could be Troy’s version of Joe Arpaio, the former sheriff of Maricopa County in Arizona who was convicted (and later pardoned by President Trump) of criminal contempt for his treatment of Latinos.

“I grew up with Pat,” Mr. DeFazio said. “He’s a very considerate guy. And he’s not a hardened racist. He’s not. I think it’s a little over his head.”

Correction: March 20, 2018

An earlier version of a picture caption with this article incorrectly identified where a cook is from. Myo Myo is from Burma, not Nepal.

Continue reading the main story

Powered by WPeMatico

$1.3 trillion spending bill still in flux as negotiations on immigration continue with Trump

Eliza Collins and Deirdre Shesgreen, USA TODAY
Published 1:00 p.m. ET March 20, 2018 | Updated 2:23 p.m. ET March 20, 2018

WASHINGTON — The federal government runs out of money Friday at midnight but congressional leaders were still negotiating with the Trump administration on the details of a $1.3 trillion spending bill Tuesday. 

“Most of the issues focus on border security issues,” White House Legislative Affairs Director Marc Short told reporters after a meeting with Senate Democrats Tuesday morning.

Short said the outstanding disagreements include: funding for border security, an increase in detention beds to hold undocumented immigrants, and legal protections for undocumented immigrants who came to the U.S. as children. 

Lawmakers were also haggling over several other contentious items, including proposals to address gun violence and funding for a new rail tunnel under the Hudson River into New York’s Penn Station. Trump opposes that project in his home state, but it enjoys bipartisan support in Congress.

The bill must be passed by both the House and Senate and signed by President Trump before Saturday, or there will be another partial shutdown of federal agencies.

Democrats and Republicans agreed on top-line spending levels in February, when they approved a sweeping budget deal and a short-term funding measure to keep the government open until midnight March 23.

Short said over the weekend President Trump made several offers on immigration, including a short-term immigration fix that would include $25 billion to fund the president’s promised wall along the southern border in exchange for temporary protections for recipients of the Deferred Action for Childhood Arrivals program, through September 2020. 

A congressional source familiar with the negotiations, who was not authorized to speak on the record about details of the conversation, confirmed that Trump did make such an offer Sunday. Democrats countered the administration’s offer with a request for a path to citizenship for the DACA eligible population in exchange for the $25 billion for wall funding, but it was rejected. The source said the conversation centered around that main offer. 

“Just had a meeting with a variety of senators who seemed surprised that some of the offers made by the administration were rejected out of hand,” Homeland Security Secretary Kirstjen Nielsen said after a meeting with Senate Democrats Tuesday.

Connecticut Sen. Richard Blumenthal, a Democrat who met with Nielsen and Short, said he would probably be open to a short-term deal, pending details.

“I would favor any solution that affords at least some security and peace of mind for the DREAMers so that they are alleviated of the anguish and uncertainty of their present situation,” Blumenthal said. “I was in favor of a path to citizenship with funding for a wall if necessary and I would probably favor a short-term solution for three years of funding.”

Later Tuesday, Blumenthal spokeswoman Maria McElwain addressed the Trump offer specifically.

Se said Blumenthal “would certainly not accept $25 billion for a short-term, 2.5 year DACA patch.”

The Obama-era DACA program which protected nearly 700,000 “DREAMers” from deportation, was suspended by the president last fall but a court has ruled the program will remain in place at least through the fall. Democrats say the court ruling does not take away the urgency and there needs to be permanent protections for the group.

House Speaker Paul Ryan, R-Wis., told reporters on Tuesday he hoped that bill text would be released Tuesday but said there were “some unresolved issues.”

Some flashpoints 

One of the provision lawmakers say is unlikely to be included was a GOP health insurance bill. Sponsors say the plan would stabilize the Obamacare health insurance markets and help extend coverage. But Democrats argued it would further restrict access to abortion.

Republicans pushing the legislation were hoping to get it added to the spending bill. But Democrats, who had been negotiating with Republicans to produce a bipartisan insurance bill, said they were blindsided by the GOP proposal and were shocked to find out that it included abortion language that was not part of their discussions. Rank-and-file Republican lawmakers told reporters that the Democrats’ balking meant the legislation would not be included in the spending bill. Many conservatives also didn’t support the legislation because they said it was a bailout for insurance companies. 

The fiscal year for 2018 began Oct. 1, 2017, but Congress has failed to pass a long-term measure to fund federal agencies — relying instead on five stop-gap measures to keep the government open. There was a partial shutdown for several days in January when a short-term spending bill expired with no agreement on an extension. Another disagreement led to lapse in funding for just a few hours in February, but it was resolved quickly enough that it did not disrupt government services. That deal extended funding through Friday.

Contributing: Michael Collins

Read or Share this story: https://usat.ly/2u9thRo

Powered by WPeMatico

Conceden asilo político por violencia doméstica a madre y sus dos hijas

Escapó de Guatemala a causa de los golpes y maltrato del padre de sus niñas; la esperanza de una vida libre de agresiones la trajo a EE UU

Conceden asilo político por violencia doméstica a madre y sus dos hijas
03/02/18 / LOS ANGELES/ Guatemalan immigrant and single parent Emilu Celis Lara asks for asylum as a victim of domestic violence. (Photo by Aurelia Ventura/La Opinion)

Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinion

Emilú Celis Lara temblaba de emoción cuando la jueza emitía su decisión final en la Corte de Migración del centro de Los Ángeles: ¡Estados Unidos le ha otorgado el asilo político!.

La joven madre estalló en llanto. “¡Dios es grande! Él es que lo da todo.¡Gracias a la abogada, a la jueza, a la fiscal!”, repetía plena de júbilo.

Celís Lara de 30 años de edad huyó de Guatemala hace tres años con sus dos hijas Madelín y Sherlín que ahora tienen siete y cinco años respectivamente. “Mi marido era una golpeador. Yo no quería que mis hijas crecieran mirando esa violencia”, explica, al salir de la Corte.

Así que tomó de la mano a sus hijas y viajó por México rumbo a Estados Unidos casi por dos semanas sin dormir y prácticamente sin comer. En Guatemala dejó a su padre, y a cuatro hermanos.

Emilú Celis Lara con sus dos hijas Madelin y Shelin (Photo by Aurelia Ventura/La Opinion)

Llegó a la frontera con Arizona en 2015 a punto de la inanición con su hija más pequeña al borde de la muerte.

Al intentar cruzar fue detenida por agentes de la Patrulla Fronteriza y puesta en una casa de asilo durante 25 días hasta que un juez de migración la dejó en libertad tras el pago de una multa de 1,500 dólares.

“Yo comencé trabajando en una fábrica de maquillajes aquí en Los Ángeles pero como no tenía un seguro social bueno, me despidieron. Lo único que me quedo fue conseguir trabajo de ayudante en la construcción. No me iba mal. Me pagan 100 o 120 dólares por ocho horas”, dice.

La abogada Jamaica Abare dice que no fue un caso fácil el de Emilú Celis, sobreviviente de violencia doméstica en Guatemala. (Photo by Aurelia Ventura/La Opinion)

¿Cómo fue?

Jamaica Abare, la abogada de las oficinas de inmigración de Eric Price, quien llevó el caso, explica que la guatemalteca desde que llegó a los Estados Unidos se representó ella misma pero a los dos años y medio buscó un representante legal.

“El caso se tomó alrededor de dos años. En una primera instancia, la jueza rechazó darle el asilo pero lo llevamos a la Junta de Apelación de Migración, quienes pidieron a la jueza reconsiderar el caso ya que Emilú había sido víctima de violencia doméstica extrema. Fue la misma jueza que le había negado el asilo inicialmente, quien lo concedió el viernes 16 de marzo”, explica.

“El caso se ganó porque se presentaron evidencias sólidas y fuertes como reportes policiacos, órdenes de restricción, y hasta cartas del juez de Guatemala”.

La abogada Abare dice que el caso de esta madre guatemalteca demuestra que no hay que darse por vencido cuando un juez da una negativa en un caso. “Emilú no se rindió, apeló el fallo, luchó. Fue muy perseverante y ganó al probar que fue víctima de violencia doméstica en Guatemala”, expresa contenta y muy satisfecha la defensora.

Emilu Celis Lara  platica feliz con su abogada Jamaica Abare en el edificio de la Corte de Migración de Los Ángeles  (Photo by Aurelia Ventura/La Opinion)

“Los casos de asilo político siempre son muy difíciles. No son fáciles para nada. Se ganan en un porcentaje muy bajo. Así que esto es un gran triunfo porque se concedió asilo político por violencia doméstica a una madre y a sus dos hijas”, subraya.

“En tres meses, Emilú recibirá su permiso para trabajar, y en un año podrá solicitar la residencia permanente”, explica.

Esta madre dice que no tenía nadie con quien celebrar pero estaba ansiosa por llegar a su hogar, un cuarto en el que vive con sus dos hijas en Pico Rivera. “Mi hija de siete años entiende lo que está pasando. Hace poquito me dijo que no quería regresar a Guatemala. Le va a dar mucho gusto la noticia”, comenta.

Emilú dice que decidió dejar su país por sus hijas. “Nunca me acobardé. Yo por mis hijas, doy mi vida”, exclama.

Emilú Celís Lara se fue feliz a su casa a darle la noticia a sus hijas de que una jueza les concedió el asilo político. (Photo by Aurelia Ventura/La Opinion)

Su meta es es trabajar muy duro para sacarlas adelante y “hacerlas unas señoritas de bien”.  Confiesa que le gustaría regresar a trabajar en la fábrica de maquillajes y aprender inglés.

Esta madre tomó el transporte público para llegar a la cita del asilo político. “Anduve perdida por media hora porque no conozco bien el centro de Los Ángeles hasta que encontré el edificio, apenas a tiempo para mi cita con la jueza del asilo político”, dice.

Héctor Saldívar ha sufrido mucho la separación de su esposa María Alida Saldívar. (Foto suministrada).
Madeline y Shelin se benefician con el asilo político que el gobierno de Estados Unidos les concedió a ellas y a su madre Emilú Celís. (foto suministrada).

“Siempre tuve muchas esperanzas de ganar. Nunca dudé. Yo confiaba que todo iba a salir bien”, expresa.

Emilú se fue feliz a su casa a darle la buena nueva a sus pequeñas hijas. Ya no abordó el camión del servicio público sino que se fue en un automóvil de transporte compartido que le pagó su abogada.

Powered by WPeMatico

Inmigración y convivencia: sociología de un ascensor

El patriotismo es el deseo de ser un buen anfitrión para quienes vienen de fuera, la ambición de que los recién llegados encuentren tu país hospitalario.

Vivo en las llamadas “colmenas de la M-30” de Madrid, que se han convertido en una imagen icónica de aquel urbanismo de la capital a medio camino entre Le Corbusier y la vivienda social de Falange. Proyectados por el arquitecto José Banús en los años 50, estos inmensos bloques de ventanas como panales debían servir para realojar a las clases bajas del poblado chabolista de La Ventilla, desmantelado para acometer el ensanche de La Castellana. Su feísmo magnético, y casi estético, ha hecho de las colmenas un escenario habitual del cine y la fotografía, de las películas de Almodóvar o Eloy de la Iglesia a los anuncios publicitarios, el último de los cuales, que presenta a un Billy Elliot del Atleti, data de hace solo unos días.

Vive mucha gente en las colmenas: alrededor de 20.000 personas, a razón de unas 78 viviendas por portal. Eso significa que tengo muchos vecinos que me han permitido desarrollar una cierta, así la llamo yo, sociología de ascensor. Las colmenas han cambiado bastante desde que fueran construidas en 1953. Si entonces eran casi una ciudad extramuros de la capital, que todavía no contaba con la M-30 ni con su parque de Las Avenidas, hoy es un barrio vibrante, lleno de comercios, con aceras ajardinadas y portales modestos pero cuidados. También con algún que otro puticlub.

Las colmenas tienen una vocación de comunidad y la dignidad de quien salió adelante en circunstancias difíciles. Casi todas sus casas son humildes y pequeñas, pero sus fachadas han ido revelando una voluntad remendadora: la incorporación de las terrazas a las viviendas y la renovación de la carpintería exterior dan cuenta de un progreso material de distintas velocidades y calibres.

Hoy, más o menos la mitad de mis vecinos son extranjeros. Tenemos un portero que vive en el bajo: es un español joven y algo tímido, casado con una chica latinoamericana con la que tiene un bebé. La colonia latinoamericana es la más numerosa en mi portal, compuesta en general por gente joven con hijos pequeños. Las tiendas del barrio han ganado con la inmigración sudamericana: los mercados se han llenado de frutas tropicales y en las pescaderías te ofrecen limpias las corvinas para preparar ceviche peruano.

También hay un par de familias rumanas, al menos una china, otras dos de magrebíes y una pareja interracial joven. La proximidad de la mezquita ha atraído a muchos musulmanes y ha enriquecido los comercios. Ahora, muy cerca de casa puedo comprar dolmas y baklava, y junto a mi portal hay una tetería regentada por unos sirios encantadores que ofrecen narguile sin tabaco. Hay además un negocio de arepas venezolanas y un colmado chino que abre hasta bien entrada la noche.

Estos nuevos vecinos de las colmenas conviven con los españoles que llegaron allí en los 50, hoy matrimonios mayores o señoras viudas. Muchos de los hijos de esta primera generación abandonaron el barrio alentados por las buenas perspectivas económicas, pero algunos se quedaron. Ahora tienen hijos adolescentes o veinteañeros que siguen viviendo con ellos y para los que el paso de la recesión ha dejado un panorama laboral complicado. Pienso en el hijo de mi vecina de abajo, un chaval retraído que siempre lleva la guitarra colgada a la espalda y que pasa las mañanas en casa poniendo rock progresivo a todo volumen.

Por último, hay una generación nueva compuesta por jóvenes que, bien viven en pareja, o bien comparten piso con amigos. Pienso ahora en un par de chicas risueñas, que suelen llevar un skate bajo el brazo y que se prodigan en caricias y atenciones con mi perra Angie. Estos días se habla mucho de la dificultad que encuentran los jóvenes para pagar su alquiler en Malasaña, pero lo cierto es que el joven mediano nunca ha podido permitirse vivir en el centro gentrificado. Su casa está en estos barrios que quedan fuera de la almendra central pero que ofrecen buenas comunicaciones y precios asequibles. Es también aquí donde mi novio y yo podemos pagar un piso con una fantástica terraza, por una cantidad que en Chueca nos abocaría a apretarnos en un piso angosto y sin luz.

Esta variedad de generaciones y orígenes se da cita más allá del ascensor, para trasladarse a los parques, a los comercios, a los colegios, a los bares y al gimnasio. Llevo un año viviendo en las colmenas y lo más reseñable que se puede decir del barrio es que es un barrio normal. La normalidad preside la convivencia y así creo que sucede en la inmensa mayoría de los barrios que se han convertido en destino de la inmigración en España. Una vez dije que para mí el patriotismo era el deseo de ser un buen anfitrión para quienes vienen de fuera, la ambición de que los recién llegados encuentren tu país hospitalario. Lo sigo pensando.

A muy pocos estados han llegado tantos inmigrantes como a España en la década pasada y casi ninguno los ha recibido con tanta serenidad. En un momento de gran auge de partidos de derecha populista y nacionalista en Occidente, es un pequeño motivo de orgullo poder decir que en nuestro país esos partidos no tienen representación parlamentaria. Aunque no cabe la complacencia: hay quienes señalan que la ausencia de conflictos en torno a la inmigración tiene que ver con un sistema que redistribuye de forma regresiva, de modo que las clases bajas españolas no tienen la sensación de estar compitiendo con los inmigrantes por los recursos públicos. Y tampoco podemos olvidarnos de todas las personas que se agolpan frente a la valla de Melilla, aguardando una oportunidad para acceder a Europa, o de quienes se dejan la vida en una patera tratando de alcanzar nuestras costas.

Esa falta de oportunidades explica que muchos de quienes llegaron a España a principios de los 2000 se marcharan con el estallido de la crisis. Los inmigrantes fueron los grandes perdedores de la recesión en Europa y EEUU, aunque a menudo están ausentes en su relato. El reto ahora es volver a poner en pie una economía pujante capaz de atraer esa inmigración tan necesaria para el país.

Llevaba tiempo rondándome la cabeza este artículo, cuando la actualidad ha situado la inmigración en el foco mediático. Primero, el asesinato de un niño a manos de una mujer dominicana dio origen a un tímido pero audible alegato xenófobo. Después, la trágica muerte de un inmigrante senegalés en Lavapiés dio pábulo a falsas acusaciones de violencia policial que desembocaron en disturbios. Ayer conocimos las imágenes que desmienten esta incriminación. El joven senegalés Mame Mbaye, que llegó a España en una patera y sobrevivía como mantero, padecía una cardiopatía congénita. Los agentes a los que se quiso imputar su muerte trataron de reanimarlo sin descanso hasta que pudo llegar el SAMUR.

Este país lo hacemos todos: los que nacimos aquí y los que vinieron en busca de un futuro mejor. A pesar del empeño de algunos, quiero pensar que España continuará siendo un ejemplo de convivencia en medio de las turbulencias nacionalistas que sacuden Occidente. Mbaye quería conseguir los papeles para poder trabajar legalmente en la construcción. Su sueño era ahorrar dinero para volver a Senegal con su familia, a la que no veía desde que llegó, en el año 2006. No lo consiguió. Su historia nos enseña que tenemos buenos agentes de policía, y también nos recuerda que debemos aspirar a ser mejores anfitriones.

Powered by WPeMatico

Grupo de representantes republicanos se une para formular su propio plan de inmigración

Los republicanos controlan 23 distritos congresuales que la demócrata Hillary Clinton ganó en el 2016. Trece de esos republicanos ahora se han unido para presionar con un plan propio para forzar medidas legislativas en materia de inmigración.

Es probable que el plan no vaya a ninguna parte, lo que significa que su propósito es ayudar a proteger a estos republicanos vulnerables en momentos que los dos partidos siguen distanciados en cómo solucionar los asuntos de inmigración.

Darrell West, vicepresidente de Estudios de Gobierno del Brookings Institution, un grupo de estudios no partidista, dijo que los republicanos sencillamente buscan protección política.

“Pueden decir que hicieron un esfuerzo y entonces culpar al Congreso como un todo por no tomar medidas”, dijo West.

El plan de los republicanos vulnerables, presentado el lunes por el representante Jeff Denham, republicano por California, y otros 38 republicanos, contempla que la Cámara estudie varios proyectos de inmigración.

Dos de las iniciativas —el DREAM Act y el USA Act— han sido respaldadas tanto por republicanos como demócratas.

El proyecto de ley USA Act contempla un camino legal a la naturalización para los beneficiarios del DACA, a la vez que incluye normas más estrictas de cumplimiento de las leyes de inmigración. El proyecto del DREAM Act contempla un camino legal a la naturalización pero sin más medidas un cumplimiento más estricto de las leyes de inmigración.

El DACA es un programa del presidente Barack Obama que permite a personas que entraron al país cuando eran niños quedarse, estudiar y trabajar legalmente. El presidente Donald Trump anunció en septiembre planes para eliminar el programa por fases.

Trump dio al Congreso hasta el 5 de marzo para aprobar leyes que solucionaran el asunto, pero varios fallos judiciales han mantenido por ahora las protecciones a los beneficiarios del DACA.

El proyecto de ley Securing America’s Future Act no tiene copatrocinadores demócratas e incluye fondos para el muro en la frontera con México, reducciones significativas a la inmigración legal y ninguna vía a la residencia permanente para los beneficiarios del DACA.

Según las normas de la Cámara, cualquier proyecto de ley que tenga el apoyo de la mayoría y reciba la mayor cantidad de votos se consideraría aprobada y pasaría a consideración del Senado.

“Tenemos varias soluciones viables atascadas en los comités, que no han podido avanzar para su debate y enmiendas”, dijo Denham. “El estancamiento sencillamente no puede continuar”.

Los patrocinadores en los distritos ganados por Clinton son Denham, los representantes David Valadao, republicano por California; Will Hurd, republicano por Texas; Carlos Curbelo, republicano por Florida; Dana Rohrabacher, republicano por California, así como Stephen Knight, republicano por California; Darrell Issa, republicano por California; la republicana Ileana Ros-Lehtinen, republicana por Florida, también apoyó la medida pero se retira en el 2018.

En muchos de estos distritos hay un gran número de hispanos. El distrito de Denham es 40 por ciento hispano, el de Valadao es 71 por ciento y el de Curbelo 74 por ciento.

La Casa Blanca y los demócratas han tratado infructuosamente de encontrar un terreno común. El esfuerzo de los republicanos vulnerables de usar medidas poco conocidas para obligar a sus propios líderes a estudiar leyes de inmigración es otra señal del estancamiento.

“Francamente, ahora estamos en una situación en que nuestros líderes van a tener que mostrar liderazgo y hacer lo que no se ha hecho en materia de inmigración”, dijo Issa. “Creo que a los líderes les gusta que no ocurra nada. Espero estar equivocado”.

El despacho de Paul Ryan, presidente de la Cámara, no respondió a una solicitud de comentario.

Por su parte, Nancy Pelosi, demócrata por California y líder de la minoría en la Cámara, dijo que esa propuesta “pudiera ser una oportunidad”, pero que no veía razones para que los demócratas cooperaran.

“No hay muchas razones para negociar, para hacer algo que ya no esté cubierto por los fallos judiciales”, dijo Pelosi, refiriéndose al fallo del Tribunal Federal de Apelaciones del Noveno Circuito que permite que las nuevas solicitudes del DACA sean aceptadas indefinidamente.

“¿Debemos aceptar el muro en la frontera a cambio de nada? Yo creo que no”, agregó Pelosi.

El representante John Yarmuth, demócrata por Kentucky y principal miembro de su partido en la Comisión de Presupuesto de la Cámara, dijo que los republicanos no tienen los votos necesarios sin los demócratas, y que los demócratas muy probablemente no presionen en este momento.

Yarmuth citó fracasos anteriores, como el cierre parcial de las operaciones del gobierno a consecuencia de la presión de los demócratas sobre el DACA en enero, y la poca disposición a actuar cuando los tribunales han dado “algún espacio, probablemente de entre nueve y 12 meses”.

Lesley Clark, redactora del Buró de McClatchy en Washington, contribuyó a este reportaje.

Powered by WPeMatico

Inmigración niega reingreso a EEUU de esposa de presentador de Univisión

Se empezó una campaña de recolección de fondos en linea para cubrir los gastos legales de la apelación

Un triste caso migratorio afecta a un presentador de la cadena Univisión Atlanta luego de que su familia fuera separada a raíz de que el gobierno le negó a su esposa el reingreso al país.

Se trata del periodista de origen colombiano Andrés Quiñones quien está pasando por un duro momento luego de la fatídica noticia que lo separó de su esposa María del Rosario Garcia, el pasado 30 de enero.

La mujer que llevaba viviendo en EEUU por 22 años y quien había recibido un perdón migratorio al que aplicó por ser cónyuge de  un ciudadano estadounidense vio como este beneficio le fue arrancado de las manos.

Al hacer el trámite en las oficinas del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos localizado en Ciudad Juárez, México, el oficial de inmigración le dijo que el perdón que inicialmente había recibido no era valido negándole regresar a EEUU, contó Quiñones al programa Conexión de Univisión.

La pareja tiene cuatro hijos, dos menores de edad y otros dos jóvenes de 16 y 21 años respectivamente.

En un principio la mujer que entró de forma ilegal a EEUU cuando tenía 17 años y sus dos hijos menores se trasladaron a donde su familia en el estado de Michoacán, México a la espera de un largo y costoso proceso de apelación el cual esperan pueda reunificar a la familia.

Por tal razón Quiñones, que ya siente la presión económica de todo el proceso legal, abrió una cuenta Go Found Me para poder recolectar fondos con que apelear el caso y aplicar nuevamente al perdón migratorio. 

Ahora la esposa del periodista de origen colombiano viajó con sus dos hijos menores a Bogotá, Colombia para vivir con la familia de su esposo mientras se logra apelar el caso ante migración.

Powered by WPeMatico

Déficit y demoras en los trámites urgen al servicio de inmigración a revisar sus tarifas este año

Menos de una semana después de que el servicio de inmigración reconociera
demoras en el tiempo de procesamiento de algunos trámites, como el de residencia legal permanente (formulario I-485), la agencia federal mencionó un mandato del Congreso que
le autoriza a revisar sus tarifas cada dos años.

El último incremento se registró en 2016.
El 23 de diciembre de ese año, la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS) anunció un
aumento general de 21%. Así que la próxima revisión toca este año.

La USCIS dice que se financia en
90% gracias a los beneficios que ofrece, entre ellos visados y permisos.

En 2010 la dependencia, que opera bajo el mando del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), tenía un
déficit de $200 millones que esperaba reducir con el aumento de tarifas.


Green card, la tarjeta que demuestra que un extranjero es residente lega...

El trámite de la green card demora más del doble de tiempo de lo que dice el gobierno, según reporte

Informe negativo

La semana pasada se dio a conocer un
informe del Inspector General del DHS que concluyó que el gobierno “no está cumpliendo” con la promesa de adjudicar la residencia (‘green card’) en un plazo de 120 días o cuatro meses, como promete la USCIS en su página digital.

“De hecho”, señala el informe, “desde el año fiscal 2011 el promedio general de días que la agencia toma para completar las solicitudes
aumentó a más del doble”.

De acuerdo con una herramienta que mide el tiempo real de procesamiento de solicitudes de beneficios de la USCIS,
el formulario I-485 tarda entre 9.5 y 15 meses y no los 4 (120 días) que ofrece en la misma página.

La postura de USCIS

El servicio de inmigración dijo a Univision Noticias que estaba de acuerdo con la Oficina del Inspector General sobre la necesidad de
ofrecer información más precisa y que esperaba “
publicar referencias de tiempo de procesamiento en tiempo real” en su página esta semana.


Mencionó que el informe “reconoció los esfuerzos de la agencia hasta la fecha para facilitar el procesamiento oportuno, tales como volver a equilibrar las cargas de trabajo y permitir las horas extraordinarias para disminuir los tiempos de procesamiento”.

Para conseguir el cumplimiento de estos objetivos, la agencia necesita aumentar el costo de sus trámites debido a que
es ilegal utilizar dinero de los contribuyentes para costear servicios destinados a extranjeros.


Tarjeta de residencia permanente en Estados Unidos (Green card).

Perder la ‘green card’ en el extranjero ya no será un dolor de cabeza

Autorizado por el Congreso

En 1990 el Congreso autorizó a la USCIS que revise sus tarifas y las ajuste si lo considera necesario.

La última subida de precios se registró el 23 de diciembre de 2016. A partir de esa fecha, el trámite para reemplazar la residencia cuesta $455, pedir la green card $1,140 apelar un fallo $675 y solicitar una copia del certificado de ciudadanía $1,170.

Si la agencia decide aumentar las tarifas, deberá publicar el anuncio
60 días antes en el Registro Federal (diario oficial estadounidense) para recibir el comentario del público y luego hacer el anuncio definitivo.

En fotos: Mirando hacia la Estatua de la Libertad, 30 inmigrantes juran como ciudadanos

Powered by WPeMatico

¿Qué pasó con la lista de crímenes cometidos por inmigrantes que ordenó Trump?

Sucedió el 25 de enero del año pasado. Cinco días después de estrenarse como presidente, Trump firmó dos órdenes ejecutivas que iniciaban una era de mano dura contra la inmigración en Estados Unidos.

Una de estas órdenes, la titulada ‘
Mejorando la seguridad pública en el interior de los Estados Unidos‘, también contenía una polémica medida: Trump ordenaba al gobierno
publicar una lista semanal con los crímenes cometidos por inmigrantes indocumentados en las ciudades santuario. De esta manera, el gobierno buscaba evidenciar los efectos nocivos de la negativa de estas jurisdicciones a colaborar con los agentes inmigración.


Sin embargo, más de un año después, el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés)
solo ha hecho públicas tres de estas listas, que dejaron de producirse a mediados de febrero de 2017, menos de un mes después de haber sido anunciadas. La explicación, según Danielle Bennett, una portavoz de ICE, es que
la publicación de estos documentos está suspendida mientras la agencia continúa “analizando y refinando sus metodologías”. Bennett no quiso especificar qué ajustes requería su procedimiento ni en qué plazo la agencia retomaría la orden del presidente.

El anuncio de la lista de crímenes causó rechazo entre grupos de derechos civiles, que denunciaron un nuevo intento de la administración de
“demonizar” a los inmigrantes. La primera de las tres listas mostraba a una mayoría de
latinos no sentenciados por la justicia por los presuntos crímenes que se les imputaban, sobre todo cargos por manejo bajo la influencia de bebidas alcohólicas, agresiones, atracos y ofensas sexuales.

Multitud de estudios e investigaciones académicas han evidenciado que
los inmigrantes cometen menos crímenes que los ciudadanos estadounidenses.

¿Y qué fue de VOICE?

La mencionada orden ejecutiva de Trump también contemplaba
la creación de Victims of Immigration Crime Engagement (VOICE), una oficina para asistir a las víctimas de crímenes cometidos por inmigrantes. Entre otras funciones, VOICE debía publicar informes trimestrales que estudiaran “los efectos de la victimización por extranjeros criminales presentes en los Estados Unidos”, documentos que no aparecen por ninguna parte casi un año después de
la inauguración de VOICE, el 26 de abril de 2017. “Aún está pendiente”, dijo Bennett a Univision Noticias en un comunicado por e-mail.


Ilustración de Jim Cooke/GMG

Esto es lo que ocurre cuando el presidente le pide a la gente que delate a sus vecinos

La oficina también habilitó una línea de emergencia para que los ciudadanos pudieran denunciar ofensas criminales cometidas por inmigrantes. Según
un reporte exclusivo del pasado abril de nuestros compañeros de Splinter, los registros de llamadas de la línea de denuncias de VOICE demostraban que, en pocas semanas, se había convertido en un instrumento para que
cientos de estadounidenses delataran y acusaran de forma secreta a sus conocidos, en ocasiones vecinos o incluso miembros de una misma familia, por disputas y rencillas domésticas.

Otra de las medidas que tomó VOICE fue la creación de VINE (siglas en inglés para Intercambio de Información y Notificación de Víctimas), una base de datos automatizada para ayudar a las víctimas a rastrear el estado de custodia de ‘aliens ilegales’ (en palabras de la administración de Trump) que hubieran cometido un crimen.

Pero este servicio tampoco estuvo exento de polémica, ya que enseguida varios abogados de inmigración advirtieron que
se había incluido a menores de hasta tres y cuatro años de edad en la lista de presuntos criminales. El Departamento de Seguridad Nacional, del que dependen tanto ICE como VOICE, reconoció que se trataba de un “fallo” y corrigió su error. Un mes después del lanzamiento de VINE,
varios grupos de derechos humanos denunciaron que la base de datos incumplía la ley, pues incluía la identidad de inmigrantes víctimas de trata, abuso sexual y violencia doméstica entre otros crímenes.

‘VOICE’ publica en una lista de delincuentes los nombres de menores de edad en centros de detención

Estas ilustraciones antiinmigrantes tienen más de 100 años, pero podrían ser de hoy

Powered by WPeMatico

Moreno: proyecto de inmigración será presentado en próximos días



El secretario de Estado también señaló que se van a reducir los impuestos a las empresas a través de la reforma tributaria que presentará el gobierno.

El ministro de Desarrollo Social, Alfredo Moreno, hoy debutará en el Comité Político que se realiza tradicionalmente todos los lunes en La Moneda y donde participan además los ministros de Interior, Hacienda, Segpres y Segegob.

Y aunque recién hoy Moreno participará en dicha instancia, ya está tomando un rol más relevante en el escenario político. Así lo demostró en la entrevista que le concedió al programa Estado Nacional de TVN, donde opinó y entregó información de distintas materias que están siendo prioridad para el gobierno.

Durante la entrevista el secretario de Estado habló respecto al tema de inmigración, asegurando que “no es que los migrantes nos estén causando los problemas, es que nosotros tenemos que hacernos cargo de las personas que están acá y en eso tenemos que ser muy responsables”.

Esto, en respuesta a una afirmación que Moreno realizó el jueves pasado en Icare, donde sostuvo que “hoy muchos de los problemas sociales que estamos teniendo, tienen que ver con los flujos importantes de inmigrantes que hoy tenemos”.

Tras aclarar sus dichos Moreno adelantó que durante los próximos días, “el Ministerio del Interior va a presentar una proposición de nuevas leyes migratorias”.

Y agregó que “de los migrantes, cualquiera que llegue, tenemos que hacernos cargo (…). Lo que se pretende tener es un flujo legal, regulado, que tenga todos los elementos de transparencia para los propios migrantes y esto es lo que va a proponer el ministro y el gobierno en los próximos días”.

Rebaja de impuestos. Además, y frente a la insistencia de los panelistas, Moreno se refirió al debate que se ha generado en los últimos días sobre reducir el impuesto a las empresas, que hoy se encuentra en 27% para las de gran tamaño.

En este contexto, el secretario de Estado reconoció que habrá una rebaja del gravamen: “el programa (de gobierno) dice que se va a bajar la tasa de impuestos a las empresas; se va a bajar, porque Chile tiene impuesto a las empresas que son los más altos del mundo”.

En este sentido, además señaló que “el ministro Larraín (de Hacienda) ha sido claro en esto. Si hay una rebaja de una tasa de impuesto va a haber aumento en otra cosa, es decir va a ser neutro desde el punto de vista fiscal”.

Y agregó que “una rebaja de impuestos nos va a significar menos recursos, puede ser que cómo se cobran los impuestos sea una cosa, pero el monto que se recauda por eso no se va a reducir, por lo tanto no tiene importancia por la preocupación del financiamiento del déficit fiscal”.

Powered by WPeMatico

Dem leaders pull back from hard-line immigration demand

Democratic leaders are backing off of their demand that Dreamer protections be a part of the 2018 budget negotiations. 

While House Minority Leader Nancy PelosiNancy Patricia D’Alesandro PelosiLawmakers feel pressure on guns Former Pelosi challenger: I have no ‘interest in running for leadership again’ Congress punts fight over Dreamers to March MORE (D-Calif.) and other Democratic leaders had hinged their support for last month’s budget caps deal on a commitment from Republicans to consider legislation salvaging the Deferred Action for Childhood Arrivals (DACA) program, they’ve signaled they won’t hold a similar line heading into next week’s expected vote on an omnibus spending bill. 

The apparent change in strategy has angered immigrant rights advocates in and out of Congress, who want the minority Democrats to use their rare leverage on the enormous government funding package — among the last must-pass bills of the year — to secure protections for the hundreds of thousands of young immigrants who came to the country illegally as children. 

“We need a budget or spending measure that includes the Dream Act. Punto,” Rep. Luis GutierrezLuis Vicente GutierrezWhy Puerto Rico cannot govern itself Dems left Dreamers out to dry, say activists Rep. Gutiérrez: ‘Complete betrayal’ if Pelosi backs budget caps deal without DACA MORE (D-Ill.) said last week. 

Democratic leaders have kept the rhetorical heat on Republicans to stage a DACA vote, using every opportunity to press Speaker Paul RyanPaul Davis RyanRepublicans are avoiding gun talks as election looms The Hill’s 12:30 Report Flake to try to force vote on DACA stopgap plan MORE (R-Wis.) to bring the issue to the floor. But after Senate Democrats were blamed for a brief government shutdown over DACA in January — and with Republicans likely needing scores of Democratic votes to pass the omnibus — House leaders are not insisting that such a commitment accompany the 2018 spending package.

Instead, Democratic leaders want appropriators in both parties to drop all contentious “riders” for the sake of easing passage of the omnibus and preventing a government shutdown ahead of March 23, when funding expires. 

“I think that’s probably the best policy for us to do,” said Rep. Steny HoyerSteny Hamilton HoyerCongress punts fight over Dreamers to March Calls mount from Dems to give platform to Trump accusers  Citing deficits, House GOP to take aim at entitlements MORE (Md.), the Democratic whip. “It’s also politically the most feasible way to get an omnibus passed.”

Hoyer suggested the Democrats’ most effective tool in moving the Republicans to act on DACA is not withholding omnibus votes, but rousing pressure from the public, which polls show is overwhelmingly opposed to deporting the Dreamers. 

“Our best leverage is 90 percent of the American people — 87 percent — think this ought to be done,” he said.

Rep. David CicillineDavid Nicola CicillineDems call for trillion federal investment in infrastructure Dems seize on report of effort to fire Mueller to hammer Trump over obstruction claims Four lawmakers join House Climate Solutions Caucus MORE (R.I.), a co-chairman of the Democrats’ messaging arm, offered a slightly different assessment, predicting the only force likely to move GOP leaders on DACA is pressure from within their own conference. 

“The only likely scenario is that the Republican members of Congress who claim that they support the Dream Act put pressure on the Speaker to say we need to take some action on this,” he said.

Yet Cicilline also acknowledged that Democrats have a unique opportunity to seek concessions on the omnibus, suggesting they should use it to force action on DACA. 

“There are many of us who think we have to use these moments when the Republicans need Democratic votes on an important piece of legislation to demand that some of our priorities be met,” he said. “And this is one of them.”  

In dismantling the Obama-era DACA program last year, President TrumpDonald John TrumpAccuser says Trump should be afraid of the truth Woman behind pro-Trump Facebook page denies being influenced by Russians Shulkin says he has White House approval to root out ‘subversion’ at VA MORE gave Congress until March 5 to come up with a legislative fix. Since then, a federal court has forced Trump to continue the program — a ruling the Supreme Court declined to consider — eliminating some of the urgency facing Congress. 

“There’s not a whole lot of reason to negotiate — to do anything that is not already covered by the court decision,” Pelosi said Thursday.  

“It is necessary for us to pass [the omnibus] to defend our country, to invest in our children’s future, to keep America number one in every respect, to do so in a way that creates jobs,” she added. 

The strategy marks a shift from the debate over the caps deal just a few weeks ago, when Democratic leaders took a dramatic stand in opposing the budget bill to protest the Republicans’ continued inaction on DACA. The day before the vote, Pelosi commandeered the chamber floor with a marathon eight-hour speech designed to highlight the Republicans’ refusal to take up any DACA legislation. The next day, 118 Democrats joined her in opposing a measure that many later hailed as a domestic-policy victory.

The strategic shift hasn’t been overlooked by many liberal Democrats, particularly members of the Congressional Hispanic Caucus (CHC), who continue to press party leaders to take a stronger stand on DACA as part of the omnibus debate.

Last week, a group of 84 House Democrats penned a letter to leaders of both parties urging inclusion of the Dreamer protections in the mammoth 2018 spending bill.

“Congress is long overdue in acting on this issue, and the failure to pass the Dream Act has resulted in countless lives put in peril,” the letter reads. 

Rep. Peter Aguilar (D-Calif.), who opposed a string of recent budget bills to protest the absence of a DACA commitment, lamented the continued inaction.

“This is a big enough issue that we have to say, ‘It has to be solved,’ ” he said.

Still, even the most ardent DACA supporters acknowledge that the political winds have shifted, in part because of the court’s intervention, political concerns related to the encroaching midterm elections and the mass shooting in Florida that’s turned the public gaze — if temporarily — toward gun reform. 

With that in mind, some of the letter signers said the more realistic goal is not forcing action on DACA, but preventing Republicans from using the omnibus to fund Trump’s promised border wall and tougher immigration enforcement provisions being pushed by Judiciary Chairman Bob GoodlatteRobert (Bob) William GoodlatteProgressive group targets GOP moderates on immigration Florida shooting reopens CDC gun research debate Congress punts fight over Dreamers to March MORE (R-Va.). 

“The point to concentrate on is: the wall and Goodlatte stuff is a non-starter,” said Rep. Raul Grijalva (D-Ariz.). 

Rep. Michelle Lujan GrishamMichelle Lynn Lujan GrishamWinners and losers from the overnight shutdown Hispanic lawmakers blast Kelly for calling some Dreamers ‘lazy’ House rejects effort to condemn lawmaker for demanding ‘Dreamer’ arrests MORE (D-N.M.), chairwoman of the Congressional Hispanic Caucus, said the letter serves a dual purpose. To Democratic leaders, it’s designed to send a message that the CHC expects the party brass to keep pressing the issue with Republicans. And to Republican leaders, it’s aimed at delivering a warning that Hispanic voters will hold the GOP accountable for Congress’s inaction in November’s midterms. 

“It’s both,” she said. “We haven’t moved one iota.”

Powered by WPeMatico